XIV Edición | Mención Especial

Adaptación de local para clínica IFEM

Córdoba

Mención Especial XIV Edición

Imagen
Adaptación de local para clínica IFEM. / Joaquín Gómez Clavero. / Mención Especial XIV Premio Félix Hernández
1/10
Imagen
Adaptación de local para clínica IFEM. / Joaquín Gómez Clavero. / Mención Especial XIV Premio Félix Hernández
2/10
Imagen
Adaptación de local para clínica IFEM. / Joaquín Gómez Clavero. / Mención Especial XIV Premio Félix Hernández
3/10
Imagen
Adaptación de local para clínica IFEM. / Joaquín Gómez Clavero. / Mención Especial XIV Premio Félix Hernández
4/10
Imagen
Adaptación de local para clínica IFEM. / Joaquín Gómez Clavero. / Mención Especial XIV Premio Félix Hernández
5/10
Imagen
Adaptación de local para clínica IFEM. / Joaquín Gómez Clavero. / Mención Especial XIV Premio Félix Hernández
6/10
Imagen
Adaptación de local para clínica IFEM. / Joaquín Gómez Clavero. / Mención Especial XIV Premio Félix Hernández
7/10
Imagen
Adaptación de local para clínica IFEM. / Joaquín Gómez Clavero. / Mención Especial XIV Premio Félix Hernández
8/10
Imagen
Adaptación de local para clínica IFEM. / Joaquín Gómez Clavero. / Mención Especial XIV Premio Félix Hernández
9/10
Imagen
Adaptación de local para clínica IFEM. / Joaquín Gómez Clavero. / Mención Especial XIV Premio Félix Hernández
10/10

VALORACIONES DEL JURADO

A la complicada deuda de lo existente, (alturas, pilares de una estructura heredada,…) se responde con la creación de unos espacios muy efectivos, agradables y cuidados tanto por la calidad de los materiales como por la elegante sección y las dobles alturas generadas en este interior.

Federico Soriano Peláez, miembro del Jurado.


 

Con la dificultad que supone el mantenimiento de la estructura y las instalaciones existentes, el proyecto resuelve un programa complejo, jerarquizándolo en el espacio al dotarlo de dinamismo e interés mediante el uso de dobles alturas y grandes huecos de iluminación.

Narciso Jesús Vázquez Carretero, miembro del Jurado.


 

Un programa de instalación sanitaria con tres funciones claramente diferenciadas: diagnóstico, cirugía y fisioterapia. Los arquitectos lo han resuelto creando, espacialmente, tres zonas correspondientes a las tres funciones mencionadas, las tres en la planta baja del edificio, más un área en planta alta, exclusivo para el personal médico.

El amplio vestíbulo de entrada, enfrenta el mostrador de recepción e información –se podría haber disimulado el pilar avanzando unos decímetros el mostrador- y da paso a una espléndida zona de espera de la zona de diagnóstico donde se sitúan, directamente accesibles desde la espera, los despachos y las salas de reconocimiento. La zona de espera tiene doble altura y está iluminada, cenitalmente y a través de un gran ventanal frontal. A la derecha se sitúa el área de cirugía con un programa muy completo que incluye pre y pos operatorio, mientras que en el espacio de la izquierda se instala la fisioterapia.

Una zonificación fácil y racional, algo que se agradece, especialmente en estos establecimientos sanitarios.

Arquitectura interior bien resuelta, empleo de materiales apropiados por color, textura y fácil limpieza. Acierto en el tratamiento de la fachada, muy atractiva pero que transmite, serenidad y equilibrio.

Gerardo Olivares James, miembro del Jurado


 

DESCRIPCIÓN

El proyecto adecúa el bajo comercial del edificio situado en la calle María Teresa de León, esquina a calle Escritora Ángeles López de Ayala, en el sector PP-O7 de Córdoba, al uso de centro médico ginecológico y de otras especialidades.

El local ocupa la totalidad de la planta baja del edificio, exceptuando los dos portales de acceso a las plantas superiores, que lo dividen en tres zonas. La altura libre es de 5,40 metros en todo el local, salvo en la zona norte, cuya rasante se sitúa a – 0,15 m, y en la zona sur, cuya rasante se sitúa + 0,12 m. por encima de la del resto.

El programa exigido por el cliente consiste en: consultas ginecológicas, de pediatría, de usos múltiples, fisioterapia con gimnasio asociado, dietética y reproducción asistida. Además, se plantea una zona privada de personal en planta alta (altillo). El local cuenta con unos condicionantes determinantes a la hora de proyectar: por un lado, presenta una caótica organización estructural y una serie de conductos de instalaciones provenientes del sótano, que hacían muy complicada la solución proyectual en planta. Asimismo, las dos cajas de escaleras inscritas en el local, producen un estrangulamiento que hacía complicada una distribución coherente del programa. En sección, la presencia de instalaciones de saneamiento de las plantas alzadas, reducía también considerablemente la altura libre, y con ello la posibilidad de proyectar una segunda altura.

La solución proyectual y programática se resuelve distinguiendo tres usos predominantes que obvian la presencia de las cajas de escalera: en un margen se sitúa la zona de fisioterapia, y en otro, la de reproducción asistida y dietética. En la zona central se localiza el uso principal de ginecología y se genera una segunda planta privada. El perímetro de esta planta define dos espacios a doble altura: el hall de entrada y la principal sala de espera. El desdoblamiento en sección crea un centro en el proyecto, que se relaciona con la calle por medio de un amplio ventanal de acceso. Enfrentado a él, un gran hueco produce una relación transversal en toda la zona pública de la clínica. El límite de la doble altura se proyecta en un falso techo iluminado, que vuelve a ampliar el espacio. Desde la planta superior se controlan los principales espacios públicos del local.

 
Alzados y secciones. / Clínica IFEM
Alzados y secciones. / Clínica IFEM

 

En fachada, se considera imprescindible que el ritmo estructural existente no condicionara la imagen exterior. Además, se requería un interior luminoso sin reducción de privacidad, y seguro. Se crea entonces una envolvente unitaria y uniforme para las dos alturas y los tres alzados, materializada en una chapa perforada de acero que garantiza los tres parámetros (iluminación, privacidad y seguridad) y caracteriza el proyecto, otorgándole una imagen tersa y limpia. Asimismo, el uso de este material pretende una doble diferenciación a lo largo del día. Durante las horas de sol, el interior se baña de luz y se permite ver la calle sin ser observado; el exterior, por su parte, es opaco y uniforme. Durante la noche, la piel de chapa se diluye, proyectándose la luz del interior hacia la calle, y ofreciendo una fachada diferente a la diurna. Por otro lado, mientras que el cerramiento exterior es duradero, rígido y frío, el interior se proyecta en madera, creando un ambiente acogedor y reforzando la diferenciación entre la calle y el establecimiento.

Asumiendo la imposibilidad de dotar todas las consultas ginecológicas de iluminación natural, se incorpora una partición continua de vidrio en la tabiquería, permitiendo un cierto soleamiento y provocando un límite visual con la segunda planta privada. Por otra parte, el diseño del mobiliario fijo se confía al equipo, incorporando en él parte de las instalaciones y consiguiendo una mayor uniformidad en los espacios.

 
Sección longitudinal y transversal. / Clínica IFEM
Sección longitudinal y transversal. / Clínica IFEM

 

Desde el punto de vista estructural, la organización sumamente irregular de la estructura existente y las instalaciones de sótano que atraviesan el local, hacían difícil una solución que contara con los pilares existentes como soportes de la nueva estructura, tanto en lo que se refiere a la lógica estructural, como a la proyectual de distribución de espacios. De igual manera, el exigente programa de necesidades para un local tan reducido, obligó a desechar la posibilidad de ejecutar muros de carga de fábrica de ladrillo, y a pensar en un sistema estructural lo menos espeso posible y muy ligero. Se piensa entonces en un conjunto estructural autoportante y prácticamente autónomo de la estructura existente, adoptando una solución basada en un entramado metálico de durmientes (reparto de carga y arriostramiento), soportes, jácenas y vigas, que llevado a la sección mínima necesaria, queda embebido en el sistema de compartimentación de planta baja a base de tabiquería de yeso laminado. Se consigue de esta forma integrar la estructura y la tabiquería en un espesor de 13 cm, en una suerte de muros de carga de entramado metálico. La construcción en fábrica de ladrillo hubiera duplicado el espesor total del elemento y aumentado la mano de obra considerablemente.

En cuanto a las instalaciones, la reducida altura del local llevó a descartar, para el espacio central, cualquier tipo de falso techo que incorporara instalaciones de climatización y ventilación. Se opta entonces por una solución específica al respecto. La climatización del espacio a doble altura se resuelve integrando impulsión y retorno en las barandillas de planta primera. La de las consultas se resuelve con una cámara de instalaciones perimetral que recorre todas las estancias y resuelve ventilación y climatización mediante fancoils. Éstos se integran en el mobiliario diseñado por el equipo, reduciendo la presencia de elementos visibles.

 
Secciones transversales. / Clínica IFEM
Secciones transversales. / Clínica IFEM

 

El programa concreto de necesidades del local es el siguiente:

− Un vestíbulo de entrada y zona de recepción en la fachada a la calle María Teresa de León.

− Un área de consultas ginecológicas con sala de espera en la parte central del local.

− Un área de fisioterapia con una sala de usos múltiples en la parte del local recayente a la calle Escritora Ángeles López de Ayala.

− Un área de reproducción asistida en la zona recayente a la medianería.

− Un área de administración en un altillo a construir en la parte central.

Compartir

Arquitectos

  • Joaquín Gómez Clavero

Arquitectos técnicos

  • Joaquín Ruiz Seoane

Promotor

  • IFEM Córdoba S.L.

Año finalización

  • 2015

PEM

  • 247.520 € €

M² Construidos

  • 691,35 m2 m²
Compartir